La agricultura: Una profesión basada en la cultura del esfuerzo y la cercanía

La agricultura: Una profesión basada en la cultura del esfuerzo y la cercanía
5 marzo 2020
La agricultura: Una profesión basada en la cultura del esfuerzo y la cercanía

El futuro de la alimentación depende del trabajo de los agricultores, quienes conocen a la perfección la cultura del esfuerzo y la búsqueda de la mejora continua en sus cultivos. Gracias a su inmenso trabajo podemos disfrutar en nuestros hogares de alimentos nutritivos durante todo el año.

La autoexigencia es clave, y el sector agrícola necesita comprender el entorno, la demanda del público y su contexto ambiental para dar con una respuesta eficaz y perdurable a estas cuestiones. Así, el desarrollo de la agricultura local y sostenible ha llevado a los agricultores comprometidos con su tierra y su profesión a conseguir los mejores productos que nos brinda la naturaleza. De ese modo ofrecen a los consumidores productos de alta calidad y frescura.

La calidad y la cercanía de los productos Km 0

Cuando apuestas por los productos producidos localmente, llamados alimentos Km 0, estás eligiendo alimentos frescos, con sabor, más sostenibles y que apoyan la economía local. Todo ello aporta beneficios a los propios consumidores y a sus familias, pero también a su entorno inmediato, tanto a nivel social como medioambiental.

Las frutas de proximidad que puedes comprar han sido recogidas por agricultores cercanos a ti hace muy pocos días. Aparte de la relevancia que esto tiene —para la ecología y el paladar—, hay que poner de relieve en este aspecto la importancia de defender lo nuestro y contribuir al mercado local.

Los productores de Plátano de Canarias

Productores Plátano de Canarias

El plátano de Canarias es una fruta única en el mundo. Tanto es así, que su autenticidad está reconocida por la Unión Europea bajo el sello de Indicación Geográfica Protegida. Además, al encontrase dentro del marco de la UE, se producen bajo unos parámetros que garantizan que su cultivo se acoge a un estricto control fitosanitario, medioambiental y de seguridad alimentaria.

Se cultiva en la isla desde el siglo XV. Desde entonces, los agricultores canarios la han convertido en la pieza estrella de sus plantaciones, aprendiendo a largo de los siglos a exprimir su potencial hasta convertirlo en uno de los alimentos más buscados en las fruterías de todo el país.

A nivel gustativo destaca por su textura, jugosidad, sabor dulzón y aroma particular, fácilmente reconocible. Esto se debe al clima subtropical de las Islas Canarias, que produce una maduración muy lenta en la planta; ésta alcanza los seis meses.

El sector platanero canario se ha ganado el respeto y la confianza generales por su buen hacer y su perseverancia en un trabajo bien hecho. Llama la atención que gran parte del entramado de productores plataneros esté formado por pequeños agricultores independientes, y que ninguna gran corporación se encuentre detrás de ellos. Esta característica hace que se sientan libres de producir para ti los mejores plátanos posibles.

Para apoyar y defender a los productores de plátano canario nació ASPROCAN: la red de productores de plátano de Canarias. Desde su creación, la asociación se esfuerza para dar a conocer la marca Plátano de Canarias y los beneficios nutricionales de la fruta reina de su archipiélago, tan característica por su curvatura y pequeñas motas.